¿Qué es el trauma relacional? Una descripción general

trauma relacional

 

Los traumas relacionales suceden cuando una de las personas en una relación se ve afectada por abusos, abandono, falta de desarrollo autónomo, u otros tipos de problemas interpersonales. En el caso de los niños, los traumas pueden causar problemas conductuales, de autoestima y de socialización a futuro.

 

Cuando la relación entre un padre o una madre y sus hijos es problemática, podría causar un trauma relacional que con el tiempo se puede manifestar en problemas de salud mental.

 

Sufrir de un trauma relacional desde niño puede afectar la manera en que una persona se relaciona con los demás en su adultez, lo que se asocia a tener dificultades para establecer límites e involucrarse en relaciones tóxicas. En otras palabras, los traumas relacionales podrían afectar la psicología de la persona y causarle problemas de identidad.

 

Aunque este término de «trauma relacional» se use mucho para señalar problemas que padecen los niños, también puede afectar a los adultos .

 

Qué es un trauma relacional

 

Se define como trauma relacional a todo trauma que surja de una relación conflictiva y puede vincularse a una serie de circunstancias y eventos entre dos personas que van ocurriendo continuamente. Por esta razón, el término «trauma relacional» a veces se confunde con el concepto de «trastorno por estrés postraumatico relacional».

Casi siempre los traumas están ocasionados por las siguientes causas:

 

  • Abuso: Son experiencias hirientes que experimentado la persona, pueden ser físicas, sexuales o emocionales.
  • Rechazo: Generalmente son el resultado de cosas que no pasaron y podría estar relacionado con un rechazo físico o emocional.
  • Enmeshment: Este término se refiere a la falta de definir límites en las familias, lo cual puede perjudicar la independencia de los niños y su identidad.

 

Si necesitas ayuda y vives en Chile, puedes contactar a un profesional que esté cerca de ti, en colaboración con 2×3.

 

Ya que los padres, cuidadores o representantes de los niños son muy importantes para la socialización de los más pequeños, un trauma relacional puede causarles problemas en múltiples aspectos de la vida. Las relaciones en la adultez también pueden ocasionar traumas y causan problemas similares a los traumas en los niños. En estos casos se suele diagnosticar a las personas con «trauma relacional del adulto».

trauma relacional

 

El transtorno por estrés postraumático complejo y el trauma relacional

 

Los traumas relacionales pueden solaparse por el trastorno por estrés postraumático complejo, el cual casi siempre está ligado a un trauma constante o de larga duración. El trastorno por estrés postraumatico complejo puede incluir los síntomas del trastorno por estrés postraumatico, más otros síntomas, como por ejemplo:

 

  • Una imagen negativa de si mismo.
  • Falta de regulación emocional.
  • Disociación, el cual es un mecanismo de defensa que desconecta la mente de la realidad cuando nos encontramos al límite.
  • Dificultades para relacionarnos.
  • Dificultades para reconocer la realidad.

 

Cuales son los indicadores de un trauma relacional

 

Las señales de alerta de los traumas relacionales pueden mostrarse de diferentes maneras, ya que particularmente afectan el sentido de la realidad y las relaciones. No todo el mundo experimenta el trauma relacional de igual manera.

 

Los posibles indicadores son:

 

  • Problemas de autoestima.
  • Problemas al establecer límites y mantenerlos.
  • Dificultades para mantener relaciones sanas
  • Ansiedad social.
  • Comportamiento esquivo.
  • Dificultad para independizarte.
  • Necesidad o manipulación en las relaciones.
  • Retraso en el desarrollo y dificultades cognitivas.

 

Todos los tipos de traumas, incluyendo el trauma relacional pueden resultar en problemas de salud mental. Alguien que haya experimentado un trauma relacional podría haber tenido desordenes mentales (como por ejemplo: depresión, desordenes de sueño y desordenes alimenticios) los cuales pueden ser tratados con terapias psicológicas.

 

Cómo recuperarse de un trauma relacional

 

Lidiar con los efectos de los traumas relacionales es difícil, pero es posible recuperarse de ello. Ir a terapia es la mejor opción; obtener ayuda de un psicoterapeuta y hablarle sobre los problemas ayuda a solucionar los conflictos internos y aliviar los traumas de todo tipo.

 

Por otro lado, debido a que los traumas relacionales pueden convertirse en desordenes depresivos, de ansiedad y en otros tipos de afecciones, podría hacer falta tomar medicamentos, entre los cuales se encuentran los antidepresivos, las pastillas para dormir, etc.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Enter Captcha Here :