DROGAS

El consumo de drogas es un fenómeno nacional y mundial de gran relevancia que más preocupa a la sociedad después del paro.  Sin embargo, hay muchos rumores, mitos y concepciones erróneas acerca de ellas. Por ello, lo primero que se debe hacer es buscar un profesional para que nos ayude a delimitar su concepto y a desmitificarlas.

¿Qué es una droga?

Según la OMS, una droga es aquella sustancia que introducida en el organismo vivo puede modificar una o más funciones de éste. Droga de abuso es aquella sustancia tomada a través de cualquier vía de administración, altera el humor, el nivel de percepción o el funcionamiento cerebral.

En 1982, este mismo organismo definió la drogodependencia como síndrome caracterizado por un esquema de comportamiento en el que se establece una gran prioridad para el uso de una o varias sustancias psicoactivas determinadas, frente a otros comportamientos considerados habitualmente como más importantes. Actualmente, este término está más en desuso y se utiliza más el término trastorno por uso de sustancias psicoactivas. Este término se aplica a todas aquellas sustancias que introducidas en el organismo afectan o alteran el estado de ánimo y la conducta, acarrean trastornos incapacitantes para el consumidor en la esfera personal, laboral, social, física y familiar, así como síntomas y estados característicos como intoxicación, tolerancia, dependencia y síndrome de abstinencia.

Clasificación de las Drogas

Según Shuckit, en 1995 clasificó las drogas en:

Clase Ejemplos
Depresores del SNC Alcohol, hipnóticos, ansiolíticos
Estimulantes o simpatomiméticos de SNC Anfetaminas, metilfenidato, todos los tipos de cocaína, productos para perder peso
Opiáceos Heroína, morfina, metadona y casi todos los analgésicos
Cannabinoles Mahrihuana, hachís
Alucinógenos LSD, mescalina, psilocibina, éxtasis
Solventes Aerosoles, colas, tolueno, gasolina, disolventes
Drogas para contrarrestar otros efectos Contienen: atropina, escopolamina, estimulantes menores, antihistamínicos
Otros Fenciclidina (PCP)

 

Fases del Consumo

Las distintas etapas del consumo en gran parte se relacionan con la propia evolución física, psicológica, afectiva y social de la persona.

  • Previa o predisposición: Son los factores que incrementan o disminuyen la probabilidad de consumir drogas. Estos factores pueden ser biológicos, psicológicos y socioculturales.
  • Conocimiento: El contacto y el conocimiento con las drogas va a depender de la disponibilidad de éstas. La adolescencia es el período más crítico y por excelencia asociado al consumo de drogas o al inicio de éste.
  • Experimentación e inicio de consumo: Esta fase va a depender de lo mencionado anteriormente, de los factores de riesgo y protección; así como la disponibilidad de la sustancia; accesibilidad y precio; tipo de sustancia y percepción de riesgo; creencias, actitudes, normas interiorizadas, valores e intenciones; estado emocional de la persona y habilidades de afrontamiento y la prueba de la sustancia.
  • Consolidación (abuso y dependencia): El mantener el consumo de las sustancias va a depender de la consecuencias positivas y negativas de las mismas y del estado emocional de la persona. Cuando se está en una fase de dependencia y se ha mantenido en el tiempo, entonces es cuando se puede afirmar que la persona está en una fase de adicción consolidada.
  • Abandono de la sustancia o mantenimiento: El abandono de la sustancia puede ser por causas externas o internas de la persona, en este momento es cuando el tratamiento cobra mayor importancia para conseguir la abstinencia y el mantenimiento de esta a largo plazo.
  • Recaída: La adicción consolidada se considera como una conducta aprendida difícil de extinguir. La recaída es cuando una persona, después de un período de tiempo sin consumir, vuelve a hacerlo.

Fases del Abandono

Prochaska y DiClemente en su Modelo de los Estadios de Cambio identificaron 6 etapas que simbolizan 6 realidades por las que cualquier persona puede pasar en un proceso de cambio. No necesariamente las personas pasan por todas las fases ni es lineal, sino que se puede transitar de una fase a otra sin atravesar por todas:

  • Precontemplación: Cuando la persona no ha considerado todavía que tenga un problema con las drogas y no suelen acudir a terapia, si lo hacen, suelen venir obligados.
  • Contemplación: Cuando la persona considera y rechaza el cambio a la vez, se siente ambivalente. Aunque es consciente del problema, la balanza suele decantarse por mantener el consumo. Pueden acudir a terapia por su propia iniciativa pero suelen estar tanteando el terreno.
  • Preparación para la acción: Persona motivada hacia el cambio y el abandono de las sustancias. Es cuando más suelen acudir a terapia a pedir ayuda.
  • Acción: La persona se implica en acciones que le lleven a un cambio y a dejar el consumo o reducirlo, según el objetivo planteado.
  • Mantenimiento: Cuando la persona intenta mantener el cambio según el objetivo planteado y se previenen las recaídas.
  • Recaída: Fase normal y habitual en el intento de dejar de consumir o reducirlo. Es una fase crucial para que vuelva a reconectar con el proceso de acción y mantenimiento. Hay que estar muy atentos a esta fase y prevenirla lo máximo posible.

En PsicoTorres podemos ayudarte a tratar la adicción a las drogas. Nos encontramos en Calle María Auxiliadora, Nº 74, 2ºB o Calle Toro, Nº 78-82, Entreplanta. También realizamos terapia online. Pide información y tu cita en el 653234336.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Enter Captcha Here :